Carrasco denuncio que fue brutalmente golpeado.

 El fiscal Guillermo Merlo imputará a tres agente de la policía rionegrina por apremios a un periodista en Catriel. La audiencia será el próximo 3 de diciembre. Según la acusación, son diversos los delitos cometidos en la noche del 1 de septiembre pasado, en el marco de la detención efectuada en la vía pública.

En el operativo participaron tres agentes policiales, a uno de ellos se le endilgará el delito de lesiones agravadas por haber sido cometidas en el cumplimiento de su función y a otro el de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Un tercero, de mayor jerarquía, será acusado además de por haberle ocasionados lesiones (con el agravante mencionado), por desobediencia a una orden judicial, retención indebida y falsedad ideológica. En este caso porque cuando labró el acta contravencional habría hecho caso omiso a lo dispuesto por la Jueza de paz de Catriel.

La causa tiene una víctima que participa del proceso constituido como querellante y ya mantuvo, antes del requerimiento de la audiencia, reuniones con el Fiscal. Los imputados tienen patrocinio de un abogado particular.

Conocido el caso, el intendente Carlos Johnston y la legisladora Viviana Germanier expresaron su «repudio al accionar de oficiales de policía que en la madrugada del domingo agredieron, golpearon y detuvieron violenta e injustamente a un reconocido vecino de la localidad, periodista de un medio local y referente en una asociación observatorio de Derechos Humanos».

El caso

Elio Carrasco denunció que fue golpeado por la policía en Catriel. El joven periodista contó que no recibió asistencia médica y tuvo que ir al Hospital para constatar las lesiones. La denuncia se sumó a otras similares en la región.

Carrasco denunció fue “violentamente golpeado” por parte de varios efectivos policiales en la zona céntrico. El denunciante, un periodista de la localidad, acusó a varios efectivos de la Comisaría 9° que “sin razón alguna” lo golpearon y lo demoraron incomunicado en sede policial por varias horas.

Este hecho se suma a una serie de acusaciones contra la fuerza policial en la zona del Alto Valle. La semana pasada también hubo un hecho de hostigamiento contra militantes sociales en Cipolletti.

Según el relato del joven, mientras se encontraba con dos amigos en un auto en la zona céntrica de Catriel “paró un móvil y bajaron alrededor de cuatro policías que sin razón comenzaron a increpar al conductor. Nos pidieron que nos identifiquemos. Lo hicimos y yo le dije que conocía al comisario por mi rol de periodista y que no estábamos haciendo nada. No sé si lo tomaron como una provocación pero me bajaron del auto a los empujones, me redujeron violentamente sin que oponga resistencia, me tiraron al suelo, me pisaron la garganta asfixiándome y pidiendo mi celular que yo tenía en el bolsillo grabando todo lo que pasaba. Me negué y ahí comenzaron los golpes de puño en la cara y en el cuerpo”, relató.

Tras ese primer episodio, los efectivos mandaron a los dos acompañantes del periodista que abandonden el lugar y a él se lo llevaron a la comisaría detenido por supuesto disturbio en la vía pública y resistencia a la autoridad. “Me mantuvieron detenido hasta la 13, durante ese lapso de tiempo no me revisó ningún médico, no me dieron ni agua y tampoco dejaron comunicarme con un familiar”.

El joven agregó que durante ese lapso de tiempo, unas cinco horas, intentaron que firme una documentación en la cual reconocía una agresión a los efectivos. Posteriormente se dirigió al Hospital para constar las heridas.

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »